Protusión y hernia discal

Protusión y hernia discal

Cuando andamos, saltamos, corremos, bailamos… todos los movimientos son amortiguados por nuestros discos vertebrales.

Entre las vértebras de nuestra columna tenemos el disco intervertebral. Éste se compone de un anillo fibroso, son multitud de fibras multidireccionales que protegen en su interior al núcleo del disco, de consistencia gelatinosa, la cual necesita de hidratación para mantenerse sano.

Con nuestros hábitos diarios, sedentarismo, malas posturas, trabajos de sobreesfuerzo, sobrepeso… así como con la edad, el disco comienza a degenerarse. Pudiendo generar dos patologías, la protusión y la hernia de disco.

Cuando nos diagnostican una protusión discal, el núcleo se ha desplazado pero no se ha roto, por lo que sigue hidratándose y podemos tener esa protusión durante años. En el caso de la hernia discal, el núcleo se ha roto y muchas de las fibras que componen el anillo fibroso también, dejando el disco abierto y sin hidratación. En este último caso se degenerará con los años, quedando ese espacio entre vertebras sin disco, y por lo tanto aumentando la degeneración de la vértebra (osteofitos, picos de loro…).


En ambos casos, tanto si se ha roto o no el disco, puede invadir el espacio de otras estructuras, médula, nervios raquídeos… generando más dolor e inflamación.  Por este motivo muchas personas con estas patologías refieren un dolor lumbar que se irradia hacia el glúteo y parte posterior de la pierna (ciática) hacia la ingle y cara antero interna del muslo (cruralgia) y en el caso de las hernias o protusiones cervicales hacia los brazos y manos, refiriendo entumecimiento.

¿Cómo puede ayudarte la fisioterapia?

Con fisioterapia ayudamos principalmente a disminuir el dolor y la inflamación en la zona para después centrarnos en una rehabilitación que le devuelva su calidad de vida, su movilidad. Fortaleciendo la musculatura abdominal, que es nuestra faja abdominal y corrigiendo su postura para proteger el resto de su columna.

Nuestras clases grupales de hipopresivos y Pilates terapéutico son idóneas para el mantenimiento de este tipo de patología.

 

Aplicaciones de Physio-Fit